Return to site

Acciones - Renta Fija - Commodities - Monedas - Alternativo

Pronóstico de Inversion y Estrategia 2016
por Leonardo Reos, FRM

· Estrategia

Acciones 

Los mercados bursátiles en USA y Europa siguen experimentando picos de volatilidad relativamente altos. Aunque las valuaciones de varios sectores en USA parecen estar corrigiendo en las primeros días del nuevo año, los inversores siguen escépticos de estar frente a una recuperación en marcha. Los últimos indicadores, aunque conflictivos entre ellos, siguen marcando una muy lenta recuperación, especialmente en las ventas minoristas, crecimiento del ingreso, tasa de desempleo, y últimamente también en el crecimiento del nivel medio de salarios. En contraposición a lo último, el crecimiento en el nivel de producción, nivel de inventarios, demanda de bienes y gasto de capital, y más preocupante aun, el bajo nivel inflacionario correspondiente a este estado del ciclo de recuperación, ponen en dudas la sobrevivencia del mercado bullish de los últimos 6 años. Agregado a esto último, el mensaje de la Fed al mercado de un sendero ascendente, aunque muy gradual de tasas (forward guidance), la fortaleza de dólar americano, el comienzo de un pronunciado mercado secular bearish de varios commodities (especialmente energéticos), la desaceleración de China con su consecuente efecto en el Yuan y las monedas y mercados asiáticos, varias devaluaciones en las monedas emergentes (en especial el Real y el Rublo), y más preocupante aun, el deterioro del mercado de bonos de alto riesgo (junk bonds). Esto último, puede poner en jaque a varios empresas del sector energético que necesitan cubrir déficits en capital de trabajo, inversión, mantenimiento o simplemente refinanciación de deuda larga. Peor aún, puede ocasionar un contagio (aunque limitado) de insolvencia e iliquidez de varias fondos de inversión e instituciones financieras a nivel global, por la alta exposición a deuda “apalancada” de estas compañías. Otro efecto de la devaluación controlada del CNY, es el sentimiento bearish de los inversores en China, en donde en gran parte son minoristas, contra el mercado bursátil onshore (y consecuentemente offshore en el mercado de Hong Kong, sumando a este último, dicho clima bearish de los inversores institucionales internacionales). Aunque las valuaciones de este mercado se vuelvan más atractivas desde el punto de vista histórico, pensamos que este clima seguirá aplacando algunos intentos de soporte del gobierno chino (monetarios y regulatorios), y de los mismos inversores locales por uno o dos trimestres más.

Poniendo como premisa este panorama de incertidumbre para el 2016, seguimos posicionándonos neutral hacia “atentamente” bullish en el mercado americano, especialmente después de algunas correcciones que creemos se van a materializar durante este 2016. Entonces la recomendación es aumentar la tenencia de liquidez a un 30% para ser dispersada a lo largo de los próximos trimestres.

No obstante lo anterior, creemos que siguen existiendo sectores y clases de activos que se estan volviendo mas atractivos, y que siguen siendo propulsados por el nivel general de tasas de interés, baja inflación, recuperación del consumo (minorista), el poco grado de apalancamiento y/o la mayor exposición a cambios en las políticas económicas y de estímulo fiscal del gobierno norteamericano.

Renta Fija 

Mantener la duración en la parte corta de la curva USD (o media, no mayor a 7 años), ya que la Fed y el mercado están en un proceso de normalización contractiva, que se prevé será muy gradual después de la primera suba. Este gradualismo contractivo se ha estado acentuando en los últimos días, haciendo relear las tasas largas y “aplanar” la curva de rendimiento en USD.

Similar caso, ocurre con la curva en EUR, aunque acá el ajuste ascendente será aún más gradual y lento. Para el caso de la curva en monedas emergentes, dependerá de la región específica, pero en general habría que reducir la exposición ya que el riesgo de una continua depreciación de dichas monedas, sobre compense el beneficio de expansión monetaria, o en su defecto, mayores tasas (ie. mayor carry). Dadas las condiciones de liquidez y volatilidad actual, bajamos la exposición a bonos soberanos de China, Brasil, Turquia, Rusia, aumentando Mexico, Corea, India y Hungria.

En Argentina, los bonos largos en USD (Bonar 24 o Discount 33) pueden tener mejor potencial por si el nuevo gobierno acuerda con los holdouts en las próximas semanas, sin embargo los warrants también serán atractivos aunque habrá que evaluar con cautela las nuevas políticas fiscales de crecimiento, inflación y cambiarias del nuevo gobierno para este año.

Commodities 

Seguimos muy cautelosos en estos mercados y aunque los inversores estén realineando sus estimaciones y los mercados reajustando sus capacidades de producción, vemos una lenta recuperación del crecimiento global, especialmente marcada por la retracción en la actividad de algunas economías emergentes (eg. Rusia, Brasil) y menor crecimiento de otras (China, México, Sudáfrica). Adicionalmente, una sobreproducción masiva de materias primas cada vez más pronunciada, especialmente en las commodities energéticas) augura un panorama sombrío para el 2016. Ausente de una estrategia de OPEC o sus grandes influyentes, y la entrada inminente de productores grandes al mercado mundial como Irán, este mercado corre el peligro de arrastrar a las otras materias primas más alineadas con otras industrias manufactureras. Sin embargo, las commodities agrícolas y metales preciosos, pueden tomar otra dinámica, ya que una es más estable y la otra es considerada más un seguro contra recesiones. Entonces, bajo un pronóstico negativo del estos mercados, La estrategia por ahora es esperar un trimestre y ver como se

Monedas 

Aunque la posición de la Fed de subir las tasas de referencia está basado en una “normalización” gradual, se espera que el contexto de incertidumbre de Europa, China y los mercados emergentes desafíe esta postura, haciendo reconsiderar un reajuste o al menos retrasando futuros aumentos de tasas cortas. El EUR parece haber estabilizado después de apreciarse y contenerse, habiendo tocando niveles de 1.05 y haciendo especular que finalmente alcanzaba la paridad con el USD. El ECB sigue firme en su postura de hacer “lo que haga falta” para sostener cualquier desbalance deflacionario, dado los embates del precio del crudo. Aun asi, no vemos al EUR volver a rozar niveles de paridad en el primer trimestre. El resto de las monedas emergentes están siendo atacadas, algunas más que otras, y los efectos negativos se hacen más pronunciados mientras mayor sea la carga de deuda en USD. Mención especial es la depreciación sostenida del Yuan chino (CNY). El banco central chino se ha comprometido a darle estabilidad, es decir mantenerla en un rango acotado, pero la política del gobierno es claramente devaluatoria, para llevarla según su opinión, a niveles de equilibrio de largo plazo con el mercado. Aunque mantiene su política de transformación estructural de la economía, estas últimas medidas también apuntan a apaliar al sector industrial exportador. Los efectos negativos inmediatos son sentidos con mayor fuerza en la depreciación de las monedas del resto de las economías asiáticas, incluyendo al JPY, junto con el BRL (Brasil) y RBL (Rusia). Dado los pronósticos de los analistas, pensamos que esta tendencia devaluatoria controlada persistirá por gran parte de este año, llevando al BRL, RBL, RND y IDR a niveles muy competitivos. El USD y cierta medida los metales preciosos, tenderán a sostenerse o seguir adquiriendo fuerza contra las otras monedas fuertes G7.

En Argentina, sorprendentemente el ARS se ha mantenido debajo de 15 desde la liberación del cepo, y dado las señales de voluntad del nuevo gobierno de llegar a un arreglo con los fondos holdouts, las nuevas medidas para frenar el déficits nacional y provincial, y sincerar la economía (principalmente reordenando el centro estadístico INDEC), los exportadores tenderán a sentirse amenazados por un peso con mayor fuerza, llevando a liquidar sus stocks gradualmente, y así poner mayor presión alcista al peso. Dicho lo anterior, y ausente de shocks de liquidez externos, vemos un ARS en niveles de 13 y estable para el primer trimestre de este año. Mantener mayor exposición en activos en ARS, (especialmente los bonos largos) y acciones en bancos, siderúrgicas, cerealeras y energéticas, ya que un dólar más alto revalúa sus activos y exportaciones en las tres primeras y la gradual quita de subsidios beneficia a las últimas.

Alternativos 

A contraposición de lo recomendado para el último trimestre del 2015, la incertidumbre en los precios del petróleo, las políticas monetarias divergentes y, no menos importante, los vientos de cambio en la dirigencia política hacia sectores más radicales en las economías más desarrolladas, hará que el 2016 sea proclive a picos esporádicos de volatilidad en los mercados. Si bien este panorama, hara incrementar la correlacion entre clases de mercados por ciertos periodos, estrategias o activos menos relacionados con el contexto global es recomendable. Ser muy selectivo en la estrategia de HFs (incrementar la exposición a los “long/short”, evaluar con cautela los CTAs y evitar los Global Macros). Seguimos recomendando REITs con buena exposición a US (y a algo a Europa), al sector residencial y/o hipotecario. También considerar algunos Private Equities con exposición a al sector de la mediana empresa en USA.

Atractivo de las distintas clases de activos
Fuente: Oppenheimer Asset Management Research
All Posts
×

Almost done…

We just sent you an email. Please click the link in the email to confirm your subscription!

OK